Vuelo en Globo Aerostático

0
1654

Son las siete de una cálida mañana en los alrededores del lago de Tequesquitengo, la cita es con el Capitán Mario Lemus quien ya hace los arreglos necesarios para desplegar “El Jicote” un imponente globo aerostático negro con amarillo que yace aún sobre la hierba fresca.

Un fuerte ruido nos indica que las hornillas están a la temperatura correcta para iniciar el inflado del globo… poco a poco va tomando forma ante nuestros asombrados ojos.

Rápidamente nos acomodamos en la canastilla mientras el Capitán hace los arreglos necesarios con la tripulación y lentamente, casi sin sentirlo, iniciamos el ascenso, suavemente mecidos por los matinales aires nuestro globo se eleva para descubrirnos una experiencia imborrable.

Arriba, el sol brilla entre las nubes de un azul intenso. A nuestros pies, la vegetación y los campos de sembradíos se confunden en una alfombra verde que contrasta con el hermoso Lago de Tequesquitengo. Todo ello enmarcado por la imponente belleza de los volcanes circundantes, el Popo, el Iztaccíhuatl y el Nevado de Toluca, que desde aquí parece estar al alcance de nuestra mano.

Vuelo en Globo aerostático #Morelos

De cuando en cuando la apertura de válvulas hace salir un intensísimo fuego que calienta el aire que permite mantenernos a flote… mientras las aves vuelan a nuestro lado y podemos percibir una gran tranquilidad y silencio, con la suave brisa en el rostro cierro los ojos y siento la presencia de Dios.

La experiencia se mantiene alrededor de una hora, que se hace nada ante la amena charla del Capitán Lemus y los increíbles paisajes que disfrutamos… Allá está la hacienda, mira qué pequeño se ve el chacuaco…

Al aterrizar, continuamos con una regia costumbre, brindamos con una botella de champaña por tan espléndida experiencia… ¡Ha sido inolvidable!

“Volar en globo: una experiencia que usted jamás olvidará”, así lo describió Phileas fogg, el famoso trotamundos de la Vuelta al Mundo en 80 días y créame, realmente tenía razón.