Casa Hidalgo

0
594

El capitán dice que el recibimiento del Valet Parking llegando a Casa Hidalgo para el comensal que llega a Cuernavaca es símbolo de distinción. Nada más cierto en este caso.

Después como comensal te diriges al comedor, llegas con el capitán quien te dirige a tu mesa y si no es de tu total agrado te cambiará a donde lo elijas porque te satisfacen para que te sientas como en tu propia casa. Lo primero que te pasa al llegar es que el capitán sugiere un aperitivo: un cocktail desde una cerveza hasta un buen tequila, para disfrutar de la estancia.

La estancia es maravillosa porque de repente estas sentado en una terraza con el palacio de corte que fue la casa de Hernán Cortez. A la izquierda está el jardín Juárez, a la derecha la estatua de Morelos.

El chef de nombre César es  orgullosamente mexicano y tiene en su carta una gran variedad de ensaladas, sopas, aves carnes y el exquisito mix de antojitos (bautizado así por mi), además de mole y pipián.

Una tarde en Cuernavaca, Morelos. Palacio de Cortés

Uno de los platillos de más demanda es el filetón Hidalgo, de origen español que consiste en carne de res tipo sábana suave al paladar con jamón serrano empanizado, acompañado de una guarnición de papa a la francesa y ensalada verde.

Otro platillo delicioso es la trucha arcoiris: una trucha entera abierta deshuesada cocinada a la plancha con estragón, un poco de vino blanco y aceite de olivo, acompañada con almendras, guarnición con col morada y puré de papa en forma de pera.

El lugar se abrió el 15 de octubre de 1998. El capitán Roberto, quien nos atendió, llegó sólo dos meses después… Sobra decir que la experiencia y la atención que se hacen notar en este lugar son realmente para hacerte sentir como en casa.