La inteligencia fracasada · Teoría y práctica de la estupidez

0
374
Inteligencia fracasada

Muchas veces nos enfrentamos a hechos concretos, situaciones que son difíciles de explicar, dado de su alto contenido de estupidez humana. Intentamos, por todos los medios a nuestro alcance, querer explicar lo sucedido pero no hay modo alguno de dar congruencia, sentido, estructura, forma a lo analizado.
Entonces recurrimos a la vieja frase de que sería mejor que fuera una perversidad y no pura estupidez humana lo que pasa. Esto es porque lo perverso, aquello que es sumamente malo, causa daño intencionadamente. Es decir, tiene un objetivo concreto, una finalidad específica, un porqué determinado.
La estupidez humana no: Es pura estupidez y, dicen sus críticos, no tiene orillas: es tan variada, tan extensa y tan estúpidamente grande que no es difícil advertir que su superficie no conoce límites.
La gran aportación de José Antonio Marina, escritor de Porqué soy cristiano y Anatomía del miedo, es que pudo, en un tomo de 170 páginas, contraponer una teoría de la estupidez a las teorías científicas de la inteligencia.
Su miedo al fracaso lo hizo establecer una taxonomía de lo que llama inteligencia fracasada, con el objetivo personal de que sea la inteligencia pura la que triunfe sobre la tierra. Y deja claro: Pues por mí que no quede. La finalidad de este libro es ponernos a salvo de la estupidez y de esa manera ayudar a la desdicha humana.
Vale la pena su lectura: tal vez así, la próxima ocasión en que tenga un hecho concretamente estúpido, pueda aventurarse a dar una explicación a la luz de la inteligencia. A favor de una mejor condición humana.