Cambia la energía de tu hogar

0
691

Pintando la casa

Para pintar, hay que tener las ventanas abiertas. Con las ventanas abiertas, las paredes se secan antes y así se va también antes el olor. Ilumina bien la zona que vayas a pintar, ya sea con luz exterior o con luz interior. Sólo con una buena iluminación verás los fallos mientras estás trabajando, antes de que la pintura sea definitiva.

Antes de comenzar a pintar, cubre bien los interruptores con cinta de pintor (masking tape) o retíralos simplemente. Así será más fácil que te queden bien rematadas las esquinas. Cubre también el suelo. Lo mejor es que lo hagas con un plástico de pintor del que venden en las ferreterías pero también puedes hacerlo con papel periódico.

Pinta del color que quieras las paredes, pero mantén el techo blanco. Esto dará más altura visual a la estancia (y además la pintura blanca es más barata que la de color, con lo que ahorrarás dinero).

Pinta las molduras del mismo color que el techo. Pintarlas de otra manera te puede parecer atrevido, pero al final lo único que vas a conseguir es disminuir el espacio visual.

Utiliza acabados brillosos sólo en el baño y en la cocina. Para el resto de la casa, es mejor la pintura mate. Así evitarás que te brille toda la estancia, aunque siempre puedes probar a combinar dos acabados.

Diviértete y tómatelo con calma. Si ves que no puedes hacerlo, siempre será mejor llamar a un profesional que dejar el trabajo a medias.