La mesa herida · Frida Kahlo

0
972

“¿Alguien puede decirnos qué pasó con esta pintura perdida o dónde podemos encontrarla?”. Este letrero se encontraba junto a una fotografía en blanco y negro de La mesa herida, la obra más grande de la artista mexicana Frida Kahlo. La pieza desapareció en 1955 sin dejar rastro en Varsovia, la capital de Polonia. La búsqueda ha revivido más de medio siglo después en ese país europeo donde una exposición dedicada a Kahlo y a su esposo Diego Rivera inaugurada a finales de 2017, pedía desesperadamente pistas a sus asistentes para esclarecer qué sucedió con el cuadro, considerado una obra maestra del surrealismo.

La mesa herida se exhibió por primera vez en enero de 1940 durante la Muestra Internacional de Surrealismo en la Ciudad de México. El cuadro mide 1,2 metros de alto por 2,4 metros de largo. La obra es un autorretrato en el que la artista aparece en el centro de una mesa salpicada de sangre, que está colocada frente a un telón y en el centro de un escenario. Kahlo, doblemente representada como ella misma y como la mesa, aparece escoltada por un esqueleto de papel maché y la figura de un personaje precolombino. Dos niños yacen en el costado izquierdo de la pintura, mientras que un ciervo está en la otra cabecera de la mesa.

La pieza, inusual en la trayectoria de Kahlo —que solía trabajar en lienzos pequeños—, se exhibió por última vez en una exposición de arte mexicano en Polonia. La artista había decidido donarla a la Unión Soviética y estaba planeado que el cuadro estuviera de gira en varios países socialistas. Pero La mesa herida se esfumó en Varsovia, la primera parada antes de llegar a Moscú. Una serie de fotografías tomadas entre 1940 y 1944 ha permitido conocer el aspecto original de la obra y una réplica perdura en el museo de arte Gehrke-Remund de Baden-Baden, en Alemania.

“Debe estar en alguna parte, una pintura tan grande no pudo haber desaparecido tan fácilmente, al menos que haya terminado quemada en un horno en la década de los cincuenta”, dijo a France Presse la curadora Helga Prignitz-Poda. “Es una de las razones por las que hicimos esta exhibición, alguien en Polonia podría recordar haber visto esta obra alguna vez, en algún lugar”, añadió Prignitz-Poda, organizadora de Frida Kahlo y Diego Rivera: Contexto polaco. 

“Probablemente alguien la destruyó o alguien la robó y la vendió en el mercado negro”, especuló Inés Cavaco, una visitante portuguesa de la exposición en el centro cultural Zamek, en Poznan, a 300 kilómetros de Varsovia. “Seguramente está colgada en el salón de alguien”, agregó su hermana Joana.

Prignitz-Poda estima que más de 150 cuadros de Kahlo han terminado quemados, desaparecidos o pertenecen a coleccionistas privados. La curadora calcula que La mesa herida puede estar valuada en más de 20 millones de dólares (17 millones de euros), a pesar de que en un inicio no fue bien recibida por los críticos socialistas. “Había documentos oficiales que decían que la pintura no debía exhibirse, que era tan terrible que no valía ni siquiera el dinero para transportarla, probablemente nunca quisieron recuperarla”, cuenta la organizadora.

Los estudiosos de la vida de Kahlo no pierden la esperanza. La gloriosa victoria, un mural de Diego Rivera que desapareció también en la década de los cincuenta, fue hallado en las bodegas del Museo Pushkin de Moscú en 2000. La exposición fue desmontada el 21 de enero del 2018.

Frena Gobierno del Estado apostille de contrato sobre la presunta obra más grande de Frida Kahlo

El Gobierno del Estado, a través de la Dirección General Jurídica de la Secretaría de Gobierno, frena el apostille de un documento donde se pacta la compraventa sobre la presunta obra de arte “La Mesa Herida”, la más grande en dimensiones de Frida Kahlo.

Así lo informó el subsecretario de Gobierno, José De Jesús Guízar Nájera, quien acudió a presentar la denuncia correspondiente ante la Fiscalía General del Estado (FGE), toda vez que un particular solicitó que se apostille un contrato privado de compraventa de la obra antes mencionada desde el año 1955.   

Explicó que por decreto desde el año 1984, cualquier movimiento temporal o permanente al país de las obras de arte de Frida Kahlo deben ser reportadas ante el Instituto Nacional de Bellas Artes (INBA); hecho que no ocurrió, por lo que se cometió irregularidades al querer sacar la obra a Londres.   

Guízar Nájera señaló que estas acciones son parte de la instrucción que el gobernador Cuauhtémoc Blanco Bravo ha dado para actuar con legalidad, así como proteger el acervo cultural que tiene Morelos. 

Refirió que la última vez que se supo de la majestuosa obra “La Mesa Herida” que mide 1.2 metros de alto por 2.4 metros de largo y desapareció en 1955, en Polonia.

Finalmente, el funcionario estatal indicó que la Dirección General Jurídica, además de dar servicio y atención al público, se encarga de apostillas y verificar la firma de algunos servidores públicos así como los sellos, con la finalidad de que estos documentos sean trasladados al extranjero.